¿Has dormido alguna vez en una casa cueva? Desde la Asociación Andaluza de Cuevas Turísticas compartimos con vosotros algunos beneficios que aporta esta singular experiencia.

La calidad en el descanso es cada vez más valorada por un visitante que busca una total desconexión, sobre todo, a nivel sensorial. Este hecho está propiciando el auge de una nueva tipología turística que viene pisando fuerte: el Turismo del Silencio.

Las casas cueva se están posicionando como los alojamientos más populares para disfrutar de esta nueva tendencia, donde mimar a los sentidos y a uno mismo es el principal objetivo para alcanzar el santo grial del descanso.

Silencio

Uno de los aspectos que más caracteriza a las casas cueva es su perfecto nivel de insonorización. Al tratarse de alojamiento excavados directamente en las montañas, cuentan con un nivel de silencio difícilmente alcanzable por otro tipo de espacios.

La sensación de dormir en una casa cueva se asemeja al vientre materno, a través de un silencio que invita a una total relajación y a disipar cualquier ápice de estrés e hiperestimulación.
El silencio se ha convertido en una premisa básica para efectuar una eficaz separación entre la rutina diaria y los necesarios intervalos de descanso, para mantener un perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente.

Curas de sueño

Los quehaceres diarios conllevan a un bucle rutinario que a veces no permiten alcanzar la calidad perfecta en el sueño, aspecto que condiciona el ciclo de la vida.

Dormir bien a través de un sueño reparador y reconstituyente es la base para que nuestro cuerpo cumpla con sus funciones con normalidad. La no consecución de este aspecto conlleva a la aparición de estrés, ansiedad y dolencias corporales que limitan la vida diaria.

Por ello, cada vez más personas efectúan de manera periódica un alto en el camino para efectuar “curas de sueño”, siendo las casas cueva un lugar perfecto para recargar las pilas y estar en perfectas condiciones para continuar con la vida laboral y personal.

Temperatura

Otro aspecto que define a las casas cueva es la temperatura de su interior. La posibilidad de disfrutar de una temperatura constante, entre 18 y 22 grados de media, independientemente de los grados que haga en el exterior, posiciona a este alojamiento como uno de los más atractivos, al no necesitarse aire acondicionado o calefacción en numerosas ocasiones.

Poder disfrutar de una temperatura óptima cuando en el exterior existe una temperatura extrema, ya sea al alza o a la baja, se convierte en un verdadero privilegio y en una perfecta estimulación para los sentidos.

Vuelta a la vida troglodita

El origen de las cuevas como hábitat tiene su origen en la prehistoria, siendo visible un recorrido lineal a través de la historia, donde numerosas culturas asentaron sus bases, destacando el período morisco y el de la repoblación tras la reconquista cristiana.

Sin duda, el auge de las cuevas como alojamiento toma su impulso en el siglo XVI, época donde comienzan a resonar con fuerza, haciendo honor a los primitivos pobladores de las tierras del territorio cueva.
Son los maestros picadores los encargados de excavar las cuevas directamente en la montaña, a través de una técnica que se trasmite de generación en generación. Ya en los siglos XIX y XX, asistimos a un nuevo impulso en la construcción de estos espacios como vivienda, siendo la población dedicada a la agricultura y a las labores rurales los principales inquilinos.

El fenómeno cueva no deja de crecer y suscita el interés de cada vez segmentos de habitantes, hasta el punto de poder apreciarse a día de hoy barrios completos de cuevas en municipios como Guadix, así como una amplia oferta de casas cueva que se extiende por todo el territorio bajo esta denominación.

Cultura megalítica

El territorio cueva ofrece un especial valor añadido a su oferta de casas cueva, un rico legado que proviene de la cultura megalítica. No podemos olvidar que la provincia de Granada es la zona donde más construcciones megalíticas podemos encontrar de todo el viejo continente europeo.

Para una mayor inmersión en la vida de esta primitiva cultura existen varios centros de interpretación, para poder entender de primera mano cómo vivían estos primitivos pobladores, sus modos de vida, sus costumbres, tradiciones…

Así mismo, se está avanzando para incluir una gran extensión territorial de la provincia de Granada en la red de Geoparques de la UNESCO.

¿Te vienes a visitar el territorio cueva?